A quien quiera más, que le piquen la caña

De nuevo vuelven a quedar reflejados los intereses de quien gobierna en ciertos ayuntamientos, y vuelen a quedar retratadas las pocas ganas de promocionar el “producto local”.

Este fin de semana se desarrollaban varias actividades en Colmenar Viejo, y nada mejor que fijarse en cómo se ha publicitado y las facilidades puestas a cada una para ver el grado de implicación de quien gobierna con su ciudadanía.

Ya desde principios de verano escuché comentarios acerca de un tobogán enorme. Al parecer se había contratado una macro atracción para un fin de semana en Colmenar Viejo. Paralelamente, desde la Casa de la Cultura, se organizaba un proceso de selección para una maravillosa iniciativa cultural que se iba a desarrollar un viernes por la tarde en Colmenar Viejo y que tanto tiempo se ha echado en falta, el festival “Vive la música en la calle”, durante el que actuarían 10 bandas o artistas del pueblo. El mismo fin de semana, también daría comienzo el festival Plazajazz, organizado por una asociación cultural del municipio.

Me resulta muy triste ver cómo desde el principio se publicitan unas cosas y no otras. Nada tengo en contra del macro tobogán. Es una atracción que puede ser muy divertida, y más en época de calor. Lo que me resulta realmente llamativo es el hecho de que esta atracción estuviera en boca de todo el mundo desde el principio de verano, mientras que del proceso de selección para un festival que pretende (o esa era mi idea) promover a artistas locales tuvieran que avisarse a través de móviles o del boca a boca, ya que a prácticamente nadie le llegó la información. Se me ocurre pensar que tal vez no pusieron el mismo interés para publicitar unas actividades frente a otras, alguna tenía que salir perdiendo, y qué raro, fueron los grupos locales.

Aún así, siguió adelante el festival para los grupos y artistas del pueblo, por supuesto con sus más y sus menos. Al parecer se apartaron rápidamente a algunos grupos con cierta polémica por quedar en manos de unos pocos el decidir quién sí y quién no hace música. Cuando se acercaba la fecha del festival, para la no sorpresa de nadie, resultaba llamativo que la gente siguiera hablando del tobogán de la plaza de toros y ver unos grandes carteles por muchos de los lugares habilitados para ello del festival “Plazajazz” (otra gran idea, pero en la que el Ayuntamiento solo colabora, no organiza), mientras que del “Vive la música en la calle” todavía no se había visto prácticamente nada.

Un poco más adelante, llegando la fecha del festival para artistas locales, se vio algún cartel tamaño folio por algunos locales comerciales del pueblo con el programa, nada de grandes carteles en puntos de información estratégicos. También se llamó a quienes iban a participar para que pasaran a recoger carteles si querían promoverlo. Tres días antes del acto, se les llamó para ello.

Finalmente llegó el día del festival, y ahí se remató la faena. Aparte de que el hecho de tocar en nueve puntos simultáneamente no facilita a quien disfruta de la música ver a varias de las bandas que actuaban (algo atribuible a que era una primera experiencia y que se puede mejorar de cara a la siguiente), al llegar a la mayoría de escenarios, nadie sabía por qué estaban allí. La gente pasaba por la plaza o por el parque, y se lo encontraban, sin más. Por otro lado, quienes actuaban solo tenían información de un punto de luz al que podían conectarse en caso de necesitarlo para amplificarse, pero ningún apoyo para la descarga de equipo, preparación del espacio, recogida rápida (ya que tras el pase de las 18:00 debían hacer otro a las 20:00 en otro punto del pueblo), etc.

Si vemos la difusión y el apoyo que han tenido unos actos frente a otros, queda bastante claro que en este pueblo, los y las artistas locales, no merecen el apoyo de sus representantes, que suficiente con que les hayan dejado tocar un ratito en los parques sin que les multen. Que aquí, como dirían en Colombia, a quien quiera más, que le piquen la caña.

Un comentario sobre “A quien quiera más, que le piquen la caña

  • el septiembre 11, 2017 a las 1:01 pm
    Permalink

    Me parece realmente fatal que no se promueva la cultura y que de una buena idea de promoverla se haga todo tan mal no dando apoyo a ningún músico que incluso debían cargar con su equipo. Si quieren quedar bien hagan las cosas bien.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies