Truco o trato

Pasó, sí, ya pasó el 8 de marzo. Ese día, y algunos anteriores e incluso posteriores, todos los grandes medios conmemoraban el día de la mujer trabajadora. Se publicaron infinitud de artículos acerca de las diferencias salariales, de la necesidad de la paridad, equidad, igualdad de oportunidades, el machismo, el sistema patriarcal…

Sé que es difícil, pero, por un momento, imagínenselo. Imaginen que, ya que los poderes políticos y fácticos no van a hacerlo, aquellos medios que tienen en su mano el poder de llegar a la sociedad de una forma más sencilla y directa, y que en definitiva tienen cierto calado en la opinión o forma de pensar de las personas que las conformamos, empezaran a dar el merecido espacio a todas esas mujeres que realizan o realizaron grandes logros.

Que, por ejemplo y ateniéndonos a ejemplos recientes, Garbiñe Muguruza, tras ganar Wimbeldon superando a la número 1 del ranking mundial actual y al mismísima Serena Williams, ocupa las 7 primeras páginas de las secciones de deporte, durante varios días. Que quienes consiguen varios Grand Slam en este deporte, sean del género que sean, son comparados con Margaret Court, la mayor campeona que existe en este deporte (24 títulos individuales de Grand Slam más 5 finales; 19 títulos de Grand Slam en dobles más 14 finales; 21 Grand Slam en dobles mixtos más otras 4 finales; y todo esto en los años 60 y 70, con lo fácil que lo tenían las mujeres en esa época…)

Imaginen también que durante toda esta semana vemos titulares, editoriales y miles de rotativas sobre Maryam Mirzakhani, única mujer que con menos de 40 años logró el equivalente al Premio Nobel en el mundo de las matemáticas por su avances en geometría compleja y sistemas dinámicos; y a quien dada su relevancia han llegado a homenajear las autoridades de su país, Irán, con fotos e ilustraciones sin velo, con lo que ello supone para ellos.

Traten también de imaginar que la publicidad que utilizan estos grandes medios deja de mostrar esas mujeres ¿despampanantes? para centrarse en las cualidades del producto que están vendiendo, y que no recurren al viejo truco de “con esto no habrá mujer que se le resista”. Que tratan incluso la verdad, por ejemplo que la regla es algo doloroso e incómodo para muchas mujeres, y no un paseo por las nubes según el producto que se utilice.

Pongámonos también en el caso de que en los múltiples congresos y reuniones que realizan los directivos (y lo pongo en masculino dada la amplia mayoría de hombres en esos cargos), contratan a azafatas por sus cualidades profesionales, y no las físicas única y exclusivamente. Que en vez de torturarlas durante horas con incómodos vestidos escotados y zapatos de agujas asesinas, les ponen unos sencillos a la vez que elegantes trajes sin necesidad de resaltar nada del cuerpo, y unos zapatos lisos para poder andar y moverse durante esas interminables jornadas.

¿No sería precioso? Y además, poco a poco, seguro que acababan influyendo en esos poderes políticos y fácticos que antes mencionábamos. ¡¡¡A mí casi me convencen en el 8 de marzo de que así sería!!!

Pero no. Pasó el 8 de marzo y todas estas enardecidas propuestas se diluyeron en el espeso lodo de una cultura marcadamente machista y patriarcal que sigue concediendo escasos renglones a las sacrificadas mujeres que consiguen grandes logros, y amplios espacios publicitarios de los que se alimentan y donde nos venden “ideales” de mujeres famélicas que gustan de mostrar sus atributos físicos. En definitiva, cosificando a nuestras compañeras a pesar de las grandes capacidades intelectuales, laborales y de sacrificio que demuestran cotidianamente, y el valor que tienen al alcanzar sus objetivos en un mundo que se empeña día a día en ponerles más obstáculos. Suerte que ellas son más valientes y valedoras, y se empeñan más que nosotros en superarlos.

Yo lo lamento mucho, sinceramente, pero mientras no vea en los grandes medios un cambio de rumbo en el trato que ofrecen a las mujeres, seguiré pensando que no es más que un mero truco, y tristemente comercial, tanto artículo y rotativa en las fechas próximas al 8 de marzo. Háganselo mirar, porque por aquí, no vamos bien encaminadas.

Alex Kata O. B

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies